Ruido de Mercado

Una prueba de carácter

¿Ha cambiado su opinión sobre los mercados en las últimas dos semanas?  ¿Tiene más, o menos confianza en lo que creía antes?

Los movimientos de las cotizaciones tienen un efecto potente: pueden reforzar creencias (sesgo de confirmación) o asestar un duro golpe a su confianza. Sabemos que las fluctuaciones a corto plazo pueden ser aleatorias, pero eso no nos ayuda demasiado cuando vemos gráficos como este.

Gráfico 1: El DAX «cae», «se desploma», «se descalabra»…

Al ser humano le cuesta aceptarlo. Asumimos que tiene que haber una causa, con lo que acudimos a los expertos, muchos de los cuales «pronosticaron correctamente el crash de 2008» o han «gestionado  x billones de dólares durante más de 20 años». Muchos hablan de forma muy convincente y creíble en los medios de comunicación.

Cuando las cosas van en nuestra contra, visiones que quizá habríamos desestimado cuando las cosas iban según lo esperado nos provocan repentinamente una sensación de vértigo. Nos preguntamos: «¿Estoy seguro de que todo este dinero de nueva creación terminará/no terminará en lágrimas? ¿Debería continuar usando/ignorando el PER de Shiller? ¿Creo realmente que este bajo nivel de crecimiento es cíclico/estructural?»

Y por si fuera poco, somos bombardeados constantemente por ruido. Una búsqueda rápida en Google nos da lo siguiente:

Gráfico 2: ¿Cómo se siente al ver esto?

Eso duele.

Cuando los precios van en nuestra contra, uno puede sentirse muy solo. La neurociencia ha mostrado que el dolor que produce la exclusión social se siente en la misma parte del cerebro que el provocado por un brazo roto. Cuando uno gestiona dinero para terceros, esto se magnifica en gran medida, y encima tiene que justificarse ante su departamento de gestión de riesgo…

Es difícil confiar plenamente en las propias convicciones, y este es el motivo por que incluso los inversores más inteligentes pueden pasar apuros. Ser conscientes de la carga emocional que pueden conllevar estas fluctuaciones de las cotizaciones es un importante primer paso para combatirlo. Otro paso en esa dirección es tener sentido de la perspectiva. Por ejemplo, ¿qué nos daba esa búsqueda en Google en octubre de 2012?

Figura 3: Siempre habrá opiniones contrarias, incluso entre expertos

Si en ese momento le hubiera gustado la renta variable, habría sido poco aconsejable hacer caso al ruido. Es importante evaluar las fluctuaciones recientes desde una perspectiva a largo plazo, tal como muestra el siguiente gráfico:

Figura 4: El DAX «se comporta como un mercado de renta variable»

¿Significa esto que los mercados ya no caerán más en adelante? Por supuesto que no. Pero si su forma de ver las cosas ha cambiado en las últimas semanas, sea sincero consigo mismo y pregúntese por qué. ¿Qué es lo que ha cambiado: los hechos, o su opinión sobre los mismos?


El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.