Ruido de Mercado

Una carrera de mínimos: diablos, pirámides financieras y rentabilidades negativas

En la historia corta «El diablo de la botella», de Robert Louis Stevenson, un hombre compra una botella demoníaca que otorga a su propietario el poder de conseguir todo lo que desea. Pero hay dos condiciones: en primer lugar, si muere con la botella todavía en su posesión, será condenado a arder eternamente. Segundo, solamente puede vender la botella a un precio inferior al que pagó por ella.

Hoy, el gobierno de Japón ha emitido bonos con interés negativo por primera vez en su historia.

bottle-imp-Feb-2016-ES

Con ello contribuye al gran número de bonos con rentabilidades negativas que ya se negocian en el mercado secundario. Países como Francia, Alemania, Países Bajos y Suiza ya tienen bonos con TIR negativas en todos los vencimientos hasta 5 años (y en algunos casos, superiores).

bottle-imp-Feb-2016-ES2

No muchos de los poseedores de estos bonos los han comprado en rentabilidades negativas, ni todos sus compradores hoy en día se consideran necesariamente motivados por sus precios.

No obstante, sí se da el caso de que al comprar estos bonos actualmente, el inversor tiene garantizada una rentabilidad nominal negativa, a no ser que pueda vendérselos a un tercero dispuesto a aceptar una rentabilidad más negativa aún en el futuro.

En una pirámide financiera, uno confía de modo similar en no ser el que se queda «con la patata caliente». La única diferencia es que en un fraude de este tipo, el nuevo inversor no sabe que le espera una pérdida. Así, ganar dinero invirtiendo en deuda soberana con TIR negativas es más arriesgado aún: a medida que su rentabilidad se adentra en territorio negativo, la magnitud de la pérdida está a la vista de todos.

En la historia de Stevenson, el héroe logra escapar a su destino encontrando a otro más idiota que él, pero le cuesta lo suyo. Encontrar a inversores dispuestos a pagar más que uno por el privilegio de prestar dinero a un gobierno debería ser igual de estresante, y en absoluto una propiedad que uno desee ver asociada a un activo seguro.

bottle-imp-Feb-2016-ES3


El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.