Ruido de Mercado

Cuenta atrás hacia el referéndum británico

Los mercados han experimentado mayores niveles de volatilidad últimamente, que algunos comentaristas han atribuido a las expectativas cambiantes en torno al resultado del referéndum sobre la pertenencia del Reino Unido a la UE. La semana pasada, los mercados de renta variable retrocedieron en todo el mundo, mientras que los activos «refugio» –como la deuda soberana de los países del G7– ganaron terreno. En los mercados de divisas, el mayor movimiento fue la apreciación del yen, mientras que la libra esterlina se depreció.

Aunque dio la sensación de que fue una mala semana, la volatilidad registrada no fue inusual en el contexto del pasado reciente. Las caídas de diciembre y enero provocadas por el susto en torno al crecimiento y los precios del petróleo, el «Lunes Negro» de China, y gran parte del 4º trimestre de 2014 fueron episodios más significativos que la volatilidad de los últimos días.

He visto peores condiciones

Dada la cobertura mediática que han recibido, no es extraño pensar que las fluctuaciones recientes de los mercados han sido más extremas, pero incluso sin el movimiento de hoy, el índice FTSE All Share se halla aproximadamente en el mismo nivel que hace seis meses.

Nada del otro jueves

La libra esterlina y las rentabilidades de los gilts británicos parecen más significativas, pero es bastante difícil separar los movimientos recientes de tendencias más prolongadas. En cualquier caso, tendemos al escepticismo cuando alguien sugiere que un mercado se muestra más preocupado que otro por una cuestión particular. Más allá de los clichés sobre la mayor cautela de los inversores en renta fija, y las reglas de tres sobre que las caídas de la libra redundan positivamente en los beneficios de las compañías británicas (lo cual debería tener un mayor impacto en el FTSE 100 que en el FTSE All Share), ¿qué sabrán los inversores en deuda y divisas que no sepan los inversores en renta variable?

Gráfico 3: ¿La renta fija y la libra, más preocupadas que el FTSE?

¿Qué diferencia puede suponer un fin de semana?

Tras un fin de semana para hacer una pausa y reflexionar, los mercados han iniciado la semana con mayor optimismo.  La libra se ha recuperado, la renta variable ha abierto al alza y las rentabilidades (TIR) de la deuda han subido, con lo que se ha dado marcha atrás a la mayor parte de lo ocurrido la semana anterior. Esto ilustra perfectamente cómo los movimientos a corto plazo obedecen al sentimiento y a las emociones de los inversores. Las noticias fundamentales subyacentes no han cambiado.

A la hora de tratar de explicar lo que ha ocurrido, siempre resulta fácil enumerar los principales acontecimientos de la semana y asumir que son la causa. Esta mañana, la «noticia» de un ligero cambio en las encuestas se menciona como parte del motivo por el que los activos de riesgo se están recuperando. Sin embargo, no podemos saber a ciencia cierta que la sensación de mayor calma del lunes por la mañana se debe a un cambio en los resultados de los sondeos sobre el brexit. De hecho, dado que todo el mundo se ha apresurado a destacar lo poco fiables que son las encuestas tras la experiencia de las pasadas elecciones generales británicas, quizá sea más probable que las cotizaciones sencillamente habían caído en exceso la semana pasada, lo cual llevó a algunos inversores a concluir que los activos de riesgo eran atractivos.

El largo plazo: fundamentales

¿Qué ocurrirá con los fundamentales incluso si supiéramos el resultado del referendum? No podemos saberlo con certeza. A muchos economistas les preocupa que un voto de salida conduzca a menores expectativas de crecimiento del PIB británico, pero esta opinión podría cambiar si la depreciación de la libra estimula a la economía, o si las autoridades responden a la perspectiva de debilidad económica con nuevas políticas expansivas. El grupo «Economists for Brexit» parece convencido de que abandonar la UE será positivo para la economía, a través del impulso al comercio llevado a cabo bajo las normas de la OMC. ¿Han estado los economistas alguna vez de acuerdo?

El largo plazo: precios

Tampoco podemos saber cuándo y cómo responderán los mercados financieros al voto sobre el brexit. La opinión convencional es que un voto de salida provocará una depreciación de la libra, un descenso de las TIR de la renta fija y una caída de la renta variable. No obstante, tales afirmaciones no nos dicen nada sobre la magnitud o el momento de estos movimientos, y también ignoran que evolución han mostrado ya las cotizaciones.

A viernes 17 de junio, la libra ya había caído más de un 10% frente al euro desde mediados de noviembre, y la rentabilidad de los gilts había retrocedido del 2% al 1,15% en el año. El índice FTSE100 acumulaba un retroceso de tan solo un 1,3% en 2016, mientras que el FTSE Small Cap había caído un 3%. Estos movimientos han tenido lugar durante un periodo en que los sondeos han pasado a reflejar una probabilidad creciente de que los ciudadanos británicos voten a favor del brexit. ¿Cabe concluir a raíz de esto que la confirmación de un voto de salida implica más de lo mismo? ¿Significa que si el Reino Unido vota a favor de permanecer en la UE van a corregirse todos estos movimientos?

El largo plazo: todo lo demás

Desgraciadamente, pronosticar la futura evolución de los mercados financieros rara vez es tan sencillo. La respuesta a estas preguntas debe incluir una suposición de que todo lo demás permanece igual. Pero si algo sabemos, es que los acontecimientos siembre nos sorprenden, y que en cualquier momento puede ocurrir algo que cambie el apetito de los inversores por el riesgo. Otras incógnitas son las elecciones españolas dos días después del referéndum británico, y las elecciones a la presidencia estadounidense en noviembre. Esto último puede parecer todavía distante, pero el cambio en las probabilidades de un acontecimiento de gran calado puede provocar trastornos mucho antes de que este tenga lugar. La llegada de Donald Trump a Escocia el próximo jueves dará la excusa perfecta a los medios de comunicación para concentrarse en las elecciones americanas.

Lo mejor que podemos hacer es mantener la calma, adoptar un enfoque a medio plazo, invertir en activos que tienen sentido y tolerar la volatilidad. La renta fija parece menos atractiva ahora que a comienzos de año. Por su parte, la renta variable parece ligeramente más atractiva en muchos mercados. Nuevos episodios de volatilidad podrían generar nuevas oportunidades para aquellos inversores dispuestos a tomar decisiones ante la incertidumbre. La volatilidad podría guardar relación con el brexit, con Trump, o ¡con cualquier otra cosa que ahora mismo desconocemos!


El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.