Artículo

Enfrentarse al riesgo de eventos: cómo abordar el próximo Brexit

Después del referéndum del Reino Unido sobre la condición de miembro de la UE, para muchos la atención ahora se vuelca en el próximo “evento”: quizás la próxima reunión de un banco central, el referéndum de Italia sobre la reforma constitucional o las elecciones presidenciales de EE. UU. Pueden estar seguros de que cada uno de estos acontecimientos generará una gran cobertura mediática e importantes opiniones. Muchos ponentes sostendrán que cada uno de los eventos es críticamente importante para los inversores.

Coping-with-event-risk-ES

Todo aquel que esté involucrado en los mercados durante el tiempo suficiente tendrá conocimiento de esta corriente interminable de importantes sucesos, siendo cada uno de ellos capaz de dominar los comentarios y las conversaciones de inversión durante breves periodos, a menudo para caer rápido en el olvido.

Este fenómeno parece sintomático, en especial, de la miopía aguda entre los partícipes del mercado, aparentemente aún más de lo normal en estos días. Es difícil establecer si este es el resultado de una incertidumbre genuina o percibida, una creciente obsesión por escudriñar la volatilidad de la cartera a corto plazo o la influencia de las tendencias de los medios de comunicación (y nuestro uso de los mismos). Pero podemos estar seguros de que abunda un cierto comportamiento miope. Un estratega de la parte vendedora comentó esta semana: “La votación de la reforma constitucional italiana es una preocupación en los mercados, pero se ve como un fenómeno posterior al verano”. ¡A tan solo tres meses!

Entonces, como gestores de cartera, ¿deberíamos pensar en enfrentarnos al riesgo de eventos? Existe una serie de aspectos a tener en cuenta:

  1. Parece posible que cuando un evento es el foco generalizado de atención, existe una posibilidad aún menor de lo normal de tener una ventaja en términos de predicción del resultado.
  2. Incluso si pronosticó correctamente el resultado del evento en cuestión, podría sorprenderse por la reacción del mercado. No fueron muchos los estrategas que el mes pasado argumentaron que los inversores debían aumentar la exposición a renta variable porque pensaban que el Brexit tendría lugar.

Coping-with-event-risk-ES2

  1. La especial atención prestada a los eventos específicos es un recordatorio de las siglas WYSIATI de Daniel Kahneman: “lo que ves es todo lo que hay” (“what you see is all there is”). Centrarse en la información que se encuentra frente a nosotros es una tendencia humana, incluso cuando forma una imagen incompleta. Dejar que los eventos más visibles dominen su pensamiento puede hacer que pierda de vista otros acontecimientosmás importantes que tienen lugar lejos de la mirada de los medios, acontecimientos que incluso tendríauna mejor oportunidad de pronosticar.
  2. Al enfrentarnos al deseo de la protección contra el riesgo de evento, debemos preguntarnos a nosotros mismos sobre la naturaleza del riesgo contra el que estamos intentando protegernos. La volatilidad a corto plazo no es algo que muchos de nosotros debamos temer; de hecho, es más una fuente de oportunidad (un concepto fundamental de nuestro enfoque de inversión basado en Episodio de mercado). Los eventos con resultados a largo plazo más profundos son algo que debemos considerar con mayor detenimiento.

 

Aun así, en su mayor parte, los cambios más profundos en el régimen estructural a largo plazo que normalmente se presentan se forman a lo largo de extensos periodos de tiempo, interrumpidos por una serie de acontecimientos aparentemente normalesen tiempo real. Creemos que el tiempo se invierte de mejor manera intentando comprender estos cambios en lugar de centrándose de forma miope en una serie de eventos de corto plaza. Esto viene acompañado por el beneficio de ser más interesante y menos agotador emocionalmente.

Gestión de riesgos en las caídas

Los argumentos presentados anteriormente sugieren que es poco probable que un enfoque de inversión que frecuentemente cambia el posicionamiento anticipándose al riesgo de un evento sea particularmente exitoso.

Sin embargo, aquellos inversores con un deseo legítimo de una baja volatilidad de cartera, en determinados momentos querrán mitigar una potencial caída anticipándose al riesgo de evento. En estas circunstancias, un enfoque sensato sería:

  • Deshacer posiciones para poder estar en alerta en caso de que la volatilidad excesiva brinde oportunidades atractivas para incorporar a las temáticas delargo plazo, y
  • Buscar activos que, según su criterio, brindarán un perfil de rentabilidad asimétrico y una correlación negativa a la cartera existente. Inmediatamente se nos ocurren opciones, pero es poco probable que sean baratas en esos momentos: cuando su mayor preocupación es el riesgo de caída de su cartera, es probable que para otros también lo sea. La identificación de otros activos diversificados en dichas circunstancias dependerá del buen juicio tanto como de la ciencia. De vez en cuando, si la opinión del consenso de mercado está fuertemente sesgada hacia una dirección que se anticipa al evento podría valer la pena estar al otro lado.

 

Conclusión

El futuro siempre es incierto… y siempre lo fue en el pasado. El riesgo de eventos será algo a lo que siempre nos enfrentaremos.

Es probable que preocuparse por qué podría suceder como resultado de eventos impredecibles a corto plazo sea costoso en términos de rentabilidad a largo plazo. En el caso de las estrategias de inversión con objetivos explícitos de baja volatilidad, el desafío es mitigar el riesgo tan barato como sea posible. Pero a largo plazo, el coste no es cero.


El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.