Artículo

Motivaciones en pleno invierno: «El rally navideño », «rentabilidades del año natural» y el «efecto de enero»

¿Podría ser que los inversores profesionales estén buscando rentabilidades en la renta variable a final del año para sacar lustre a la rentabilidad del año natural? ¿Significa esto que nos espera un mes de enero malo cuando esos mismos inversores replieguen las posiciones en las que de verdad no creen?

Los mercados de renta variable han seguido repuntando, hasta el punto de que se tiene la sensación de que los mercados están yendo demasiado lejos, tal y como comentó Maria la semana pasada.

midwinter-motivations-es1

A muchos analistas les ha costado justificar este movimiento de los precios, afirmando normalmente que la victoria electoral de Trump es algo que hay que asumir y preguntándose si las ganancias son sostenibles. Más recientemente, se ha sugerido también que el denominado «rally navideño » es algo habitual cuando los gestores profesionales tratan de impulsar la rentabilidad del año natural.

midwinter-motivations-es2

En la tabla de abajo se muestra que, desde 1971, las rentabilidades medianas han sido claramente superiores en los dos últimos dos meses del año en algunos índices importantes.

midwinter-motivations-es3

En EE.UU., aproximadamente el 70% de las rentabilidades registradas en diciembre desde el año 1971 han sido positivas, mientras que en Alemania y Japón la cifra se acerca al 64%. Se trata de porcentajes favorables comparados con el resto del año: durante todo el año, el 59% de las rentabilidades mensuales de EE. UU. han sido positivas, por un 58% en Alemania y un 57% en Japón.

El repunte de navidad entra dentro de la categoría de «anomalías estacionales», junto con el «Vende en mayo y vete de vacaciones» (que figura también en la tabla) y el «efecto de enero», por el que los valores de pequeña capitalización estadounidenses obtienen una rentabilidad superior al principio del año.

Algunos han descrito estas tendencias como anomalías que desafían las teorías de los mercados eficientes. Sin embargo, también es cierto que las aparentes anomalías estacionales podrían ser en buena medida fruto de la casualidad; con una muestra tan pequeña, es razonable que surjan dichas pautas sin un motivo subyacente.

Tanto si estas anomalías son reales o no, no es fácil ganar dinero con ellas. Fijémonos en el efecto de enero: con toda seguridad no resultó evidente el año pasado, mientras que para 2017 es posible que ya hayamos perdido el tren.

midwinter-motivations-es4

¿Una explicación más lógica para el comportamiento del mercado?

El problema de los argumentos de las anomalías estaciones es que requieren un gran número de inversores para mostrar un comportamiento correlacionado. Es improbable que el incentivo de los inversores profesionales para impulsar la rentabilidad de la inversión lo consiga de forma previsible (y sin arbitraje).

Sin embargo, este tipo de comportamiento tendencial o gregario tiene otra explicación que puede resultar evidente hoy tanto en los mercados de renta variable como en los de renta fija, y que alude a las motivaciones de todos los inversores. Es el concepto de «incertidumbre del modelo de precios», que utiliza las lecciones de la teoría del juego y que ha sido expuesto por Horace «Woody» Brock. Este modelo sostiene que, cuando cuesta más valorar los activos, el mercado es más propenso a seguir una tendencia y extralimitarse.

Sin una referencia fija clara de valor, es menos probable que los inversores vayan a contracorriente cuando los mercados se mueven en una u otra dirección. Por este motivo, algunos han esgrimido la inclinación a un comportamiento tendencial en los mercados de divisas.

Con los posibles cambios en el consenso de las políticas y un posible movimiento fundamental en el contexto general, parece probable que la incertidumbre del modelo de precios ya iba en aumento antes de la victoria de Trump. Esto, junto con el hecho de que las expectativas de crecimiento (y las rentabilidades de los bonos soberanos) partían de niveles deprimidos, y el año se ha caracterizado por una importante conmoción para las ideas preestablecidas, podría ser una mejor explicación para el comportamiento de los precios que el carácter del año natural.


El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.